Procedimiento quirúrgico restrictivo que se realiza por cirugía laparoscópica o de mínima invasión, la llamamos restrictiva porque disminuimos el tamaño del estómago en aproximadamente un 70% (*los resultados varían paciente a paciente)

La Gastrectomía Tubular es una técnica restrictiva que consiste en reducir la capacidad del estómago mediante la extirpación, en forma vertical, de la porción izquierda del estómago.

La clave de esta técnica radica en que, por un lado, disminuimos la capacidad del estómago (restricción de volumen) y, además, se incluye la reducción del fondo gástrico, pues es aquí donde se produce una hormona que estimula el apetito (ghrelina). El paciente queda, por tanto, con un estómago más pequeño, en forma de tubo o de “manga”, lo que permite que se sienta satisfecho con menos cantidad de comida pero, además, con una reducción notoria del apetito. Esta cirugía está indicada como procedimiento único en:

  • Pacientes con IMC igual o mayor que 40 (o 35 con enfermedades asociadas)
  • IMC > 60 o más, ya que para estos pacientes el riesgo de complicaciones intra y postoperatorias es muy alto.

En estos pacientes la Manga Gástrica puede aplicarse como una etapa previa al Bypass Gástrico, al cual el paciente llegará con mucho menor peso y, en consecuencia, con mucho menor riesgo de sufrir complicaciones. Este segundo procedimiento se realiza, usualmente, entre 12 a 18 meses después de la primera cirugía. (Hay que tener en cuenta que la tubularización es el primer tiempo quirúrgico de cruce duodenal y, si se quiere de una forma “modificada”, de Bypass Gástrico). Con la cirugía de Manga Gástrica, la mayoría de los pacientes pueden experimentar una pérdida del exceso de peso hasta un 70%, si este es supervisado por un nutricionista y guarda los consejos alimenticios que este le señala (*los resultados varían de un paciente a otro). Presenta un menor índice de complicaciones quirúrgicas que el Bypass Gástrico , teniendo una pérdida inicial de peso similar. Este procedimiento mantiene la continuidad del estómago con el resto del intestino, sin necesidad de derivaciones o anastomosis intestinales y evita el síndrome de vaciamiento rápido (dumping), porque preserva la integridad del esfínter del píloro.

Entre otras ventajas, presenta un menor índice de complicaciones médicas debido a deficiencias nutricionales y requiere un control médico menos estricto que el Bypass Gástrico . La recuperación es muy rápida, requiere un promedio de 4 días de hospitalización y el reinicio laboral se puede llevar a cabo a partir del 10 día, de ahí que se ha empezado a proponer esta cirugía como única técnica para bajar de peso. En nuestra experiencia, la cirugía de Manga Gástrica, comparada con otros procedimientos bariátricos, brinda al paciente una buena calidad de vida, con mucha menor necesidad de controles que la Banda Gástrica, sin dejar una prótesis de por vida y con una pérdida de peso a largo plazo bastante similar a la del Bypass Gástrico . Nosotros realizamos este procedimiento por vía laparoscópica o mínimamente invasiva.

* Los resultados no pueden garantizarse en un 100% y los mismos pueden variar de persona en persona.